630368670 / 953796454 / 953796102-ext: 471

Noticias

El pasado viernes 13 de abril, el grupo de Pastoral del Centro Universitario Sagrada Familia de Úbeda, nos pusimos de nuevo en camino con el firme propósito de dar sentido al trayecto de nuestra vida haciéndolo desde Aquél que da juicio a todo: Cristo. No se nos ocurría mejor manera de empezar a hacerlo que recordando a todos aquellos que nos acompañan en cada una de nuestras vivencias y que hoy siguen recorriendo camino en otro lugar.
 
Esta convivencia se organizó con sencillez, sin grandes pretensiones, salvo el querer hacer comunidad. Fueron unos días llenos de calor humano. Eran las 18:00 h. cuando comenzamos a llegar, muchos de nosotros emocionados al volver a pisar la tierra donde tanto hemos sembrado, otros inquietos por los nervios que les provocaba el deseo de descubrir.
 
A medida que avanzaba la tarde, tomábamos contacto los unos con los otros y con aquel lugar. La unión terminó completándose en un círculo en el que entregábamos parte de nosotros a los demás dándonos a conocer. Fue bonito ver tanta vida condensada… Llegó el momento de compartir la comida que, con cariño, cada uno de nosotros preparó y, tras este compartir, despedíamos el día con música que nos regalaba una guitarra. Al final, terminamos todos agotados.
 
Suena el despertador dando comienzo a un nuevo día. Tomamos conciencia de dónde estamos y de qué hemos ido a hacer allí. Nos miramos, nos reconocemos y nos sentimos muy cerca de un latir extraño. Brotan risas y llantos… Amigos, nos estamos encontrando. Y, tras esta puesta en camino, concluimos otro día más. Qué bonito es descubrir.

El cansancio va formando parte de nosotros, no obstante, damos los buenos días a un nuevo amanecer poniéndonos en presencia del Señor y seguimos haciendo camino. Damos comienzo al paseo por la historia de tres testimonios que nos erizan la piel y, finalmente, concluimos con la celebración de la palabra agradeciendo la presencia humilde de quien nos acompaña constantemente desde arriba. Hoy, desde la apertura que da el hacerlo desde el corazón, nos nace decir: SOBRE TODO, GRACIAS.