630368670 / 953796454 / 953796102-ext: 471

Noticias

El pasado fin de semana disfrutamos los alumnos del centro de Profesorado Sagrada Familia de Úbeda del taller de Discernimiento con la presencia de Enric Puiggròs; Jesuita con mucha experiencia y dedicación por todos los jóvenes. Desde el primer momento nos transmitió mucha energía, empatía y sencillez a todos los asistentes.

Realizamos distintas dinámicas, para situarnos, y analizarnos tal y como nos encontramos, con nuestras dificultades y poder descubrir qué herramientas tenemos para decidir. Es destacable analizar como la edad nos condiciona a unas determinadas responsabilidades y decisiones importantes que pueden condicionar nuestro presente y futuro. Lo fundamental no es vivir pensando que opción será mejor para mí, sino vivir la respuesta y disfrutarla. Hay que tener en cuenta que todas las decisiones no van a ser excelentes, ni únicas, sino que de ellas vamos a aprender y vamos a disfrutarlas al máximo, afrontando todas las dificultades que se presenten.

Uno de los mayores errores que cometemos los jóvenes es decidir en los momentos extremos y en la mayoría de los casos nos equivocamos por reflexionar y pensar de forma improvisada. Debemos de tomarnos nuestro tiempo decidiendo en los momentos estables para escuchar la voz interior de Dios y ver más allá las posibles consecuencias.

Enrique, a lo largo de nuestro taller nos dio una serie de herramientas que desconocíamos y que son útiles, porque en muchas ocasiones nos encontramos en situaciones difíciles que no sabemos actuar, para ello, él nos recomendó realizar una “Revisión del Día”  y dedicar un momento para ponerse en presencia de Dios, revisar lo que ha ocurrido ese día en mi vida; tanto por dentro como por fuera, dar gracias, pedir perdón y fuerza para hacerse notar esa actitud en los demás.

Además nos enseñó que cada experiencia o momento tiene su lugar en el mundo y que debemos de buscar cuál es ese momento, quizás hoy en día muchos jóvenes caemos en el error de realizar muchas actividades y experiencias sin pararnos a analizar si ese es el momento adecuado.  Para averiguarlo, es fundamental dejar por escrito cada una de las ideas o preguntas que en un momento determinado se nos presenta, ya que podemos recurrir a ellas en cualquier momento para darnos a nosotros mismos una respuesta.

Quiero agradecerle enormemente por haberme enseñado a pararme en el día a día, por descubrir qué sueños y deseos persigo, qué talentos aporto a la sociedad, qué nivel de compromiso tengo en el mundo y cómo actúo ante ello. Además, aprender a buscar al menos dos alternativas ante una decisión para que sea real, seleccionar un buen consejo, analizar los sentimientos que nos conmueven; para que traten de convertirse en un desafío y lo más importante confiar en la presencia de Dios para encontrar el Proyecto de Vida que nos tiene preparado.

Existen pocas personas que se han cruzado en mi camino dejando huella en mí porque si existe algo que me remueve y me dé qué pensar, qué mayor agradecimiento de saber que está, es la mejor forma de aprender a vivir. Ha sido una gran suerte poder disfrutar de personas como él que nos regalen su tiempo y además nos enseñen de lo que la sociedad no se preocupa y es tan importante. Caemos en un mundo que solo se preocupa de la educación desde una perspectiva curricular pero no espiritual.

Muchas gracias por haber compartido generosamente tu tiempo y haber convertido una experiencia profunda, que nos hacía falta para nuestro día a día. Sin duda, estamos deseando volverte a ver de nuevo.